IMG_7420(GREG)Santo Domingo.- El show de humor ‘Que viva el relajo’ no tuvo momento para el aburrimiento, pues los protagonistas del mismo se encargaron que el público estuviera feliz durante toda la noche, riendo a carcajadas.


Cuquín Victoria, Irving Alberti, Jochy Santos, Liondy Ozoria y los muchachos de La Receta, salieron airosos en un show en el que el Ministerio de Cultura declaró a Cuquín Victoria como Gloria del Arte Nacional, iniciativa del productor del show, Ramsés Peralta.


La entrega de la placa de reconocimiento a Cuquín la hizo el ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez quien valoró las cualidades artísticas del comediante en más de 40 años de carrera. Al recibir el homenaje Victoria se mostró sorprendido, pero feliz a la vez, ya que ignoraba iba a ser reconocido esa noche.


Hay que destacar la participación de los muchachos de La Receta, los más nuevos, pero hicieron un trabajo tan profesional como los más veteranos.


Estos cinco jóvenes lograron impactar en el gusto de la gente, quienes desde que llegaron al escenario sorprendieron, pues no se pensaba que su humor iba a ser tan agradable.


Mientras que Liondy Ozoria volvió a impactar entre los asistentes con sus muñecos, haciendo de ventrílocuo, sorprendiendo con su forma de hacer humor. Sus dos muñecos fueron bastantes chistosos.


Los casos de Cuquín, Irving y Jochy no hay que ni mencionarlo, pues el solo hecho de subir al escenario es motivo de risas para todos.


Jochy Santos se la cogió con una señora entrada en edad que estaba en el show y cada vez que hacía un chiste un poco fuerte, le pedía excusa a la doña, que a veces hasta se cubría la cara con las manos y así transcurrió su parte hasta dar paso a Irving.


Irving se lució con su forma pícara de hacer chistes. Es el tipo que más se enamora y que siete una atracción por todas las mujeres, cosa que al su público le agrada bastante. Sus cuentos gustaron, fueron agradables a los asistentes y recibió un gran respaldo.


Cuquín, el viejito, como le llaman, no pierde su poder en escena. Sus chistes están tan actualizados como los de Irving, pero con la ventaja de que es un ícono del humor, a quien la gente le guarda respeto y admiración a la vez.


Este fue un show sin desperdicios, el que la gente disfrutó de principio a fin y logró llenar por completo el Teatro La Fiesta del hotel Jaragua.