cancLa jefatura de la Policía Nacional anunció ayer el retiro forzoso y la cancelación de otros trece miembros de la institución, entre estos un teniente coronel y diez tenientes, por haber incurrido en faltas de indisciplina, violación a los reglamentos policiales y mala conducta.



Los retiros y cancelaciones por faltas graves y delitos leves y criminales se han producido de manera continua en la presente gestión del mayor general Manuel Castro Castillo, quien ha dicho sentirse “comprometido con la depuración y capacitación del cuerpo policial”.


Desde el pasado mes de julio han sido separados de las filas policiales unos 290 miembros, oficiales superiores y subalternos.


Los retiros y las cancelaciones fueron recomendados por el Consejo Superior Policial, luego que se conocieran varios reportes del Departamento de Asuntos Internos y de la Jefatura de la Policía sobre el comportamiento y la conducta de estos agentes.


El vocero policial, coronel Jacobo Mateo Moquete, informó que los retiros forzosos afectaron al teniente coronel, Julio Antonio Hernández Melo; primer teniente, Juan Enrique Herrera Emiliano; primer teniente, Alcibíades Olivero Olivero; primer teniente, José A. Sena Eusebio; primer teniente, Julio C. Casso Martínez, y el segundo teniente, Héctor Javier Ortiz.


Mientras que fueron cancelados el primer teniente, Alexander Soriano Valdez; el segundo teniente, Juan Pablo Rondón Mejía; primer teniente José Altagracia Acosta Muñoz; y los segundos tenientes, Nelson Neuris Suriel Fernández, Guelmi Núñez Contreras, César Antonio Corporal Féliz y Selfrederick Javier Lajara Brea.


Moquete manifestó que el jefe de la uniformada, mayor general Manuel Castro Castillo, colocó a disposición del Consejo los nombres de los agentes antes mencionados para que este pleno revisara los casos en los que estaban vinculados cada uno de ellos.


Señaló que entre las faltas figura indisciplina, vínculos con bandas de malhechores, escándalos en la vía pública y otras violaciones a las normativas del cuerpo del orden. Desde su nombramiento, Castro Castillo emprendió una campaña de profilaxis en las filas del cuerpo de orden público.