alamEl dirigente comercial Julián Antonio Parra reclamó a la Dirección General de Aduanas (DGA) disponer el cierre de las empresas metaleras que compran alambres robados de los tendidos eléctrico y telefónico para extraerles el cobre y exportarlos ilegalmente.


Parra, presidente de la Asociación de Comerciantes de los Mercados, consideró que hay que frenar la proliferación de bandas que se dedican a robar metales para venderlos a empresas que operan sin ninguna regulación de las autoridades competentes.


Dijo que las metaleras están exportando sin ningún control de las autoridades miles de toneladas de metales, comprados de forma irregular, por lo cual pidió el cierre de esos negocios.


Consideró que la Dirección de Aduanas, junto a la Policía y el Ministerio Público, deben investigar la procedencia de los alambres que almacenan esas metaleras.


Mientras que el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes Detallistas de Provisiones (Fenacodep), René Japa, se identificó con el planteamiento de Parra.


Los dirigentes comerciales Japa y Parra se quejan de la inacción de las actuales autoridades competentes para contrarrestar el hurto de grandes cantidades de metales para exportación de manera irregular


Explicaron que la situación ha llegado al extremo que ni siquiera los cementerios están exentos, donde son profanados los nichos para cargar con los metales, sin que las autoridades competentes den al traste con las acciones de los bandoleros.


El robo de metales no tiene límites en el Distrito Nacional, y otros pueblos del país. También las empresas eléctricas, de telecomunicaciones, los establecimientos comerciales y muchos hogares son víctimas de esas bandas que desmantelan el cableado causando grandes perjuicios económicos.