estuSanto Domingo.- Sudorosos y agitados por las faenas del día, llegan decenas de padres y familiares de estudiantes del liceo Manuel Aurelio Tavárez Justo a llevarles desde sus casas el almuerzo, que aún no está incluido en la tanda única que se inició allí hace un mes.


Marileini Francisco, madre soltera, con un niño de cinco años en la escuela España, cocina y sale apresurada a las 12:00 del día para que Steysi, su sobrina que cursa el primero de bachiller en el Aurelio Tavárez Justo, tenga qué comer junto a los 618 estudiantes más que atraviesan por la misma situación.


Es que aquí en este centro, en la calle Félix Evaristo Mejía esquina María Montés, de Villas Agrícolas, la jornada extendida arrancó sin planificación, ni siquiera el comedor se ha habilitado.


Esta situación obliga a aglutinar los alumnos en grupos de cuatro para almorzar.


Descuidan tareas


Tanto la recepcionista del liceo, como las 12 conserjes abandonan sus tareas y se dedican, entre las 11:30 y 12:40 p. m. a recibir las “cantinas” y termos en fundas con variados alimentos y con la identificación del estudiante a quien va dirigido.


“Mi hermana trabaja y yo tengo que ayudarla, camino tres cuadras para buscar a mi niño y también traerle la comida a Steysi, esto es una incomodidad, porque uno tiene que salir con el sol caliente para estar a tiempo.


No ocurre igual con las escuelas República Argentina ni la Dominicana”, comentó Marileini. Al igual que ella, Dora Reynoso y Héctor Méndez, con dos niños, calificaron de “muy mal y como un verdadero sacrificio” esa dinámica.


Faltan profesores


Aunque valora de positivo el proceso y el que los estudiantes están asimilando, Pereyra Vargas, maestro de Ciencias Sociales reveló que allí también falta personal docente de casi todas las materias.


Esa debilidad les impide desarrollar por completo los contenidos; dejan sólo a un grupo para atender a otros. Al margen de las dificultades, estudiantes como José Israel Abreu y Melanié Alexandra Hernández, de tercero C. están felices por estar allí de 8:00 a. m. a 4:00 p. m.


Directora justifica lentitud proceso


Elba Arias, directora del liceo, atribuyó la situación a que fueron los últimos del sistema en arrancar con la tanda única y los padres inicialmente se comprometieron con el almuerzo.


“La asamblea de padres dijo que sí, buscando que sus hijos no estuvieran en las calles; la semana pasada llamaron de Bienestar Estudiantil y vinieron de la Regional 15 y tomaron la cantidad de estudiantes, pero todavía no tienen un comedor”, dijo Arias.