animalEl que está considerado como el animal más viejo del mundo, un molusco bivalvo islandés, la almeja Arctica Islandica, ha resultado ser aún más viejo de lo que pensaban los científicos que lo descubrieron en 2006.


Entonces fijaron su edad en 405 años. Una cifra asombrosa que llevó a Ming, como fue bautizado, al Libro Guinness de los Récords. Ahora, sin embargo, se han dado cuenta de que la almeja tenía en realidad un siglo más: 507 años.


Esto es, Ming nació allá por 1499. Ese mismo año Francia y Venecia se aliaban contra Milán y meses más tarde el rey Luis XII invadía el ducado. Suiza se convertía en un estado independiente. Y Alonso de Ojeda descubría Curaçao. Sólo siete años antes Cristóbal Colón había descubierto América. Mientras todo esto ocurría, el bivalvo comenzaba su vasta trayectoria vital.


La parte triste de esta fascinante historia es que Ming está muerto. Fueron los propios científicos los que, sin poder sospechar su avanzadísima edad, pusieron fin a su vida cuando abrieron su concha para investigarlo. A la respetable edad de 507 años, Ming moría.


«Nos equivocamos la primera vez y quizás nos apresuramos un poco al publicar nuestro hallazgo. Pero ahora estamos completamente seguros de que hemos dado con la edad correcta», aseguró el científico marino Paul Butler, de la Bangor University de Gales, Reino Unido, a la revista especializada «ScienceNordic».


Error de cálculo


La confusión tiene una explicación sencilla. Para calcular la edad se contaron los anillos visibles en la concha, tanto en el exterior como en el interior. Recuerda, inevitablemente, a la forma de calcular la edad de un árbol. Dada la avanzada edad de Ming, y la profusión de anillos, estos se habían comprimido. En definitiva: los científicos se han dado cuenta ahora de que se habían dejado unos cuantos sin contar. Los equivalentes a unos 100 años.