manaA 50 años ayer de la sublevación en las montañas del líder revolucionario Manolo Tavárez Justo, en demanda de la restitución del derrocado gobierno de Juan Bosch, lo que culminó 24 días después, 21 de diciembre, con su asesinato junto a otros 28 hombres, sobrevivientes de la lucha, familiares y fundaciones patrióticas criticaron que hayan malogrado a una figura de su dimensión y que los hechos estén impunes.


Sobre el  tema, la directora del Museo Memorial de la Resistencia Dominicana, Luisa de Peña, dijo que el asesinato de Manolo y sus compañeros califica como terrorismo de Estado y crimen de guerra, penalizado por la Convención de Ginebra sobre prisioneros de guerra y todos los acuerdos y convenios internacionales sobre crímenes de lesa humanidad y derechos humanos.


“Nosotros por nuestra parte ya tenemos documentos desclasificados que pondremos a la disposición del público una vez completemos el expediente correspondiente”. Por supuesto estamos conscientes del riesgo que corremos, pero no condicionamos el derecho a la verdad. “No puede haber democracia sin memoria, sin verdad y sin justicia”, dijo De Peña.


El líder político y revolucionario protestó por el derrocamiento del gobierno constitucional de Juan Bosch, el 25 de septiembre de 1963, luego de unos siete meses de gestión.


“¡… Oiganlo bien, señores de la reacción, óiganlo enemigos del pueblo, enemigos del progreso: si imposibilitan la lucha pacífica del pueblo, el 14 de Junio saben muy bien dónde están las escarpadas montañas de Quisqueya y a ellas iremos, y en ellas mantendremos encendida la antorcha de la libertad, de la justicia, el espíritu de la revolución, porque no nos quedará entonces otra alternativa que la libertad o la muerte”, dijo Manolo en un discurso.


Recuerdos
A propósito del nuevo aniversario, publicamos detalles de la entrevista realizada en diciembre de 2010 a un grupo de los sublevados con Manolo.


Marcelo Bermúdez dijo que cualquier error que pudo haber cometido el grupo de guerrilleros en término de estrategias y coordinaciones, quedó compensado con irse con Manolo a las montañas a sabiendas que tenía detrás a un ejército “que era candela”. A Bermúdez le preguntaban por qué lo incluyeron en el grupo guerrillero, siendo él un Bermúdez de los ricos de Santiago.


Recordó una anécdota de Fidelio Despradel, otro de los sobrevivientes, al igual que José Daniel Ariza, cuando preguntó a su lado que si era verdad que en el grupo había un Bermúdez, pues ese debía ser la primera víctima porque se sublevaba la burguesía. “Mira, ese soy yo, y a mí no me agarra nadie en esa bendita loma”, le respondió en tono enérgico.


“Cuando pienso en Manolo y en los 28 guerrilleros que murieron en esa época, me siento vivo, no siento tristeza, sino alegría por ser compañero de esa pléyade de hombres”, dijo en cambio Arias Núñez.


Definió a Manolo como héroe de la patria y a los otros 28 guerrilleros como mártires de la patria.


En tanto, Cordero Michel dijo que se reunió a lo más puro de la juventud dominicana, encabezados por Manolo y Minerva Mirabal, cuyo movimiento clandestino fue descubierto en plena dictadura de Trujillo, y los compromisorios apresados, torturados y asesinados.


Exposición
Actualmente la Federación de Fundaciones Patrióticas y el Museo Memorial de la Resistencia Dominicana dejaron inaugurada la exposición “Manolo: 50 Aniversario”, con una cronología de su vida, tanto en el aspecto familiar como político.