Johnny VenturaEn uno de los convulsos días en los finales de los “12 años de Balaguer”, Johnny Ventura compartía en una cafetería con un policía que conocía, y vivió allí el susto más grande de su vida.


Entre bocadillos, mientras se prolongaba el encuentro, el agente, vestido de civil, comienza a temblar, y con los nervios apoderados de él, tampoco podía articular palabra. Ventura, que antes había recibido amenazas que nunca consideró importantes, durante la Era del presidente Joaquín Balaguer, le pone la mano en el hombro al amigo y le pregunta muy serio qué le pasaba.


Con la voz entrecortada, y las manos inquietas, el agente vestido de civil le dice a Ventura: “Es que me mandaron a matarte, pero no tengo el valor para hacerlo”. Según el testimonio del afamado merenguero, dado a conocer por primera vez durante su participación en la tertulia “Música entre libros”, que inauguró la Biblioteca Juan Bosch de Funglode el pasado miércoles, “esa fue la primera vez que sentí miedo a la muerte” en los años de Balaguer.


Con lágrimas, acongojado y sobrecogido por la emoción, Johnny Ventura recordó que esa noche salió corriendo para la casa de su buen amigo José Francisco Peña Gómez, quien le sugirió que saliera del país en el primer vuelo en la mañana siguiente. Así lo hizo, El Caballo partió a Puerto Rico y regresó para celebrar la investidura como Presidente de la República de Antonio Guzmán, del Partido Revolucionario Dominicano, en el 1978.