ahoLa validación de la norma general 13-2011 de la Dirección General de Impuestos Internos que establece la retención del 1% de los ahorros de personas físicas y jurídicas atenta contra los principios de justicia y equidad, debido a que se gravan los ingresos de todos los ahorrantes, sin importar la cantidad de recursos que posean.


Esa es la opinión de Víctor Castro, presidente de la Asociación de Empresas Industriales de Herrera y la Provincia Santo Domingo (AEIH), quien señaló que se trata de un desincentivo para el ahorro interno. “Lamentamos que el Tribunal Constitucional no haya acogido la demanda de la Asociación Nacional de Bancos Comerciales (ABA), porque aquí hay mucha gente que terminó su vida útil laboral que ahora están viviendo de sus ahorros y en su momento ya pagaron tributos.


Por lo menos debió considerarse hasta un nivel de ahorro”, señaló. A su juicio, la norma debería establecer una diferenciación de los rentistas de acuerdo con la cantidad de sus ingresos por concepto de intereses de sus ahorros.


“Debió contemplarse un límite para excluir a esa masa de ciudadanos que trabajaron durante toda su vida, ahorraron un dinerito y ahora viven de eso. Creo que debe haber un impuesto escalonado”.