La corredora más anciana de la última edición de la maratón de Nueva York, una californiana de 86 años de edad, falleció un día después de haber corrido la prueba.


Joy Johnson corrió los 42 195 kilómetros a través de los cinco distritos de Nueva York en algo menos de ocho horas.


“Quisiera morir trotando”, dijo alguna vez demostrando su amor por el deporte.


Durante la carrera, la mujer cayó al suelo y se golpeó la cabeza, pero continuó corriendo y sólo fue a ver al equipo médico tras concluir la prueba. Allí, rechazó el consejo de ir al hospital para un chequeo más completo.


Johnson, que iba a cumplir 87 años el próximo 25 de diciembre, fue profesora de educación física y entrenadora durante mucho tiempo, pero sólo empezó a correr cuando se jubiló.


El domingo corrió su 25ª maratón de Nueva York consecutiva.


Despues de la maratón, tomo un baño de agua caliente, durmió y al dia siguiente fue entrevistada por una cadena de televisión local.


Al regresar a su hotel, se recostó y ya nunca más despertó.