defeLa Defensora del Pueblo, Zoila Martínez, dijo hoy que está a disposición de no continuar en ese puesto, porque el Gobierno no le ha dado apoyo en seis meses que lleva en el cargo y continúa utilizando su propio vehículo y comprando combustible con sus recursos.


La designación de la Defensora se produjo en mayo, pero según sus declaraciones en la actualidad “me encuentro enferma del espíritu, he rebajado no se sabe cuántas libras, tengo un desgaste físico con la cantidad casos”, que dijo ha sido apoderada en la Defensoría desde distintos sectores de la población que demandan solución a sus problemáticas.


Pero, a pesar de la situación todavía está trabajando con sus propios recursos, comprando combustible para desplazarse en su yipeta, para darle continuidad a los casos recibidos. Uno de los últimos casos en atender fue una solicitud para que se investigue alegados maltratos a la cantante Martha Heredia, recluida en la cárcel de Rafey de Santiago.


La Defensora del Pueblo habló hoy en el programa “El Día” que se transmite por Telesistema.


“Así yo no puedo, así yo no puedo, porque mi salud está en juego”, se quejó la funcionaria sobre su situación.


Expresó que la falta de organización de sus oficinas es responsabilidad del Ministerio de Hacienda, “con quienes he librado una lucha y no hay manera que esas autoridades resuelvan el problema”, porque ni siquiera el Banco de Reservas le ha dado autorización para que se emitan las tarjetas de pago de sus empleados.


La doctora Martínez informó que la oficina de la Defensoría está localizada en la Plaza Merengue, en el local 111, en la 27 de Febrero esquina Tiradentes, donde han sido apoderadas casos de todas las jurisdicciones, entre ellas manutenciones y abusos en la administración pública.


Pidió a la población que continúen llevando sus quejas que de alguna manera ella las trasmite ante las autoridades y si no procede la denuncia la declina a los departamentos correspondientes, “pero aquí nadie se va con las manos vacías”.