cariEn julio pasado, en Puerto España, Trinidad y Tobago, la Comunidad del Caribe (Caricom) le abrió las puertas a República Dominicana. Cuatro meses después amenaza con cerrarlas por la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la nacionalidad.



El presidente Danilo Medina acudió a la isla caribeña, donde aseguró que la inclusión de República Dominicana como miembro de este bloque era un paso fundamental para su fortalecimiento y la integración de toda la región caribeña.


“Quiero ser enfático en esto. La República Dominicana viene ante ustedes con los brazos abiertos, con voluntad de trabajo y con humildad. Nuestro gobierno cree firmemente en una integración basada en el entendimiento, en el consenso y en la ayuda mutua. Hablamos de vecinos ayudando a vecinos, no de imponer los intereses de unos sobre otros”, sostuvo el mandatario en ese entonces.


Pero las cosas han cambiado. El fallo del Tribunal Constitucional parece haber lacerado las relaciones.


La Comunidad del Caribe estudiará la sentencia del TC esta semana en Puerto Príncipe, a pedido del presidente haitiano, Michel Martelly.


Para Martelly, la decisión dictada el pasado septiembre no es sólo un problema que afecte a los haitianos.


Pero el presidente haitiano es un hombre cambiante. En una visita anterior en Jamaica, había reconocido que la sentencia del Constitucional que establece las condiciones para acceder a la nacionalidad en República Dominicana era una cuestión soberana.


“Es fundamentalmente un asunto que debe ser resuelto por República Dominicana. Por supuesto que estamos preocupados… porque los derechos humanos están en cuestión”, afirmó Martelly al  diario haitiano Le Nouvelliste.


Las islas que han ofrecido apoyo a Haití, bajo el alegato de que a sus nacionales se les violan los derechos humanos, son San Vicente y las Granadinas, que  recomendó bloquear el ingreso de República Dominicana al Caricom, y sugirió suspenderla del Cariforo, un organismo vinculado al grupo Asia, Caribe Pacífico (ACP).


El primer ministro de San Vicente, Ralph Gonzalves, también planteó que Venezuela debía hacer lo mismo con Petrocaribe, la iniciativa que permite a República Dominicana acceso a petróleo venezolano en condiciones preferenciales. La primera ministra de Jamaica, Portia Simpson, dijo que Caricom tomará una postura de más envergadura que la que mantiene su país de forma individual.  “No hemos tenido una discusión en profundidad sobre el asunto en Caricom. En Jamaica contamos con una postura sobre el tema, pero necesitamos posicionarnos como región”, destacó Simpson, tras recordar que República Dominicana aspira a formar parte de esa organización regional.