bbSantiago.-Un bebé de tres meses de nacido murió asfixiado con una funda plástica y su padre presume pudo ser un homicidio.


El hecho ocurrió una pensión del Ensanche Espaillat de este municipio.


El infante muerto fue identificado como Dixon Núñez, hijo de la  joven Josefina Javier Mejía,  de 18 años, y Gilberto Núñez. La joven, madre de otros dos menores de cuatro y un año, emprendió la huida.


La progenitora había salido a un colmado y cuando llegó encontró asfixiado al infante.