bmUna comisión de representantes del Banco Mundial visitó ayer el sector La Barquita, en Santo Domingo Este, para conocer de cerca el proyecto de readecuación que lleva a cabo el gobierno, que se estima beneficiaría a unas mil 200 familias.


Más de 30 miembros del Banco Mundial, acompañados del presidente de la comisión del proyecto, José Miguel González Cuadra, recorrieron las zonas cercanas a la orilla del río Ozama, Las Latas, Los Reguindaos, La Lechuga y La Barquita, que por años en cada temporada ciclónica son afectados por la crecida del acuífero.


González Cuadra explicó que la junta de directores del Banco Mundial pidió conocer el proyecto y ver de qué forma puede contribuir a la ejecución del mismo.


“Tienen un gran interés sobre este tipo de proyecto que se realiza en el país”, dijo González Cuadra, quien además aseguró que ya se está trabajando en la preparación del terreno, movimientos de tierra y que a principio del mes de diciembre el presidente Danilo Medina estaría dando el primer picazo.


“En cierta forma la construcción comenzó, la obra ya ha iniciado”, indicó.


Explicó que el proyecto será dividido en fases, y que la primera es trasladar a las personas que están en zonas más vulnerables, como en Los Reguindaos, La Lata, La Barquita y La Lechuga. Estimó que el traslado iniciará el próximo año.


Dijo que aún no puede hablar del presupuesto completo de la obra, porque este abarca también la construcción de un parque, en la zona de La Barquita; áreas deportivas, un politécnico, un colegio y un sistema de transporte en el acuífero, que beneficiara a todos los moradores de Los Mina.


Indicó que los terrenos (500 mil metros) donde serán trasladados los moradores de La Barquita, están ubicados a 500 metros al otro lado de la orilla del río, en la zona conocida como Monte Rey y La Javilla.


El presidente Danilo Medina ha visitado varias veces el sector de La Barquita y se ha reunido con sus moradores, a los cuales prometió una solución a los problemas que enfrentan, los cuales se agravan con las lluvias.


El proyecto es ejecutado a un costo superior a los RD$4,000 mil millones, y contempla adecuar el lugar con viviendas dignas que no sean vulnerables a las inundaciones.