afLa organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) denunció que el Gobierno afgano estudia la reintroducción de la lapidación para castigar el “crimen moral” de cometer adulterio.


De acuerdo con HRW, el borrador del nuevo código penal que prepara el Ministerio de Justicia afgano estipula que si un hombre o una mujer casados son descubiertos manteniendo sexo ambos serán condenados a la lapidación pública.


Además, especifica que en el caso de que el adúltero no esté casado el castigo será de 100 latigazos por mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio.


“Es escandaloso que 12 años después de la caída del Gobierno de los talibanes, la administración de Karzai pueda reintroducir la lapidación como castigo”, dijo el director de HRW en Asia, Brad Adams, en un comunicado.


“El presidente Karzai necesita demostrar al menos un compromiso básico con los derechos humanos y rechazar esta propuesta”, añadió.


La lapidación se usó como castigo durante el gobierno de los talibanes entre mediados de los 90 y 2001, cuando fueron derrocados por las fuerzas internacionales.


El actual código penal afgano, que data de 1976, no establece este método como castigo legal, aunque hoy en algunas zonas bajo influencia talibana todavía se impone.


HRW pidió a los donantes internacionales que manden un mensaje a Karzai para que evite la inclusión en el marco legal de esta práctica.


“Los donantes deben dejar claro que el apoyo internacional al Gobierno de Afganistán no es un cheque en blanco”, dijo Adams, quien añadió que la ayuda no debe financiar “el regreso a los abusos de los talibanes”.