Un nene de cinco años se encontraba hoy en terapia intensiva en el Hospital de Niños de Córdoba a raíz de que su mamá le inyectó insecticida. La mujer fue detenida y llevada a la cárcel de Villa María, desde donde fue derivada a un centro de salud mental.


El chiquito vive con su familia en Las Varillas. Hasta el hospital de esa localidad lo llevó su tía, quien le explicó a los médicos que la madre del nene había intentado envenenarlo con la inyección de insecticida por vía venosa. Tras recibir las atenciones más urgentes, fue derivado al Hospital de Niños de la capital provincial.


“Habría sufrido por parte de su madre una inyección con un insecticida de uso agrícola y que a veces se consigue para colocarlo para los piojos. Fue inyectado en su bracito”, explicó la jefa de Toxicología de ese centro pediátrico, Nilda Gait.


Hace un mes, la mamá del nene, de 21 años, había estado internada en un hospital psiquiátrico. Al contarle a los médicos lo que le había pasado, el nene les dijo que le había aplicado “una vacuna”.


El padrastro del nene denunció que la mujer le dio un jugo con un somnífero porque durmió más que lo normal y cuando despertó encontró al nene con el pinchazo en el brazo. Fue él quien le acercó a los médicos un envase con líquido que sería el que se le inyectó al chiquito y que sirvió para aplicarle los antídotos correspondientes.


En la investigación del caso intervino el fiscal de Las Varillas, Marcelo Salomoni, quien ordenó la detención de la madre, que fue trasladada a la cárcel de Villa María. No obstante, a raíz de su estado y de que habría intentado suicidarse, decidió derivarla al un centro de salud mental de Córdoba.


Durante un allanamiento realizado en la casa de la familia se encontró un insecticida fosforado, una jeringa, somníferos y una goma de suero.