terreUn terremoto de 7.2 grados sacudió el centro de Filipinas el martes por la mañana, con un saldo de más de 80 muertos, edificios derrumbados y carreteras resquebrajadas. La torre del campanario de la iglesia más antigua del país se vino abajo.


Según el director de la Policía de la región de Visayas Central, el superintendente Danilo Constantino, en la Isla de Bohol, el epicentro del sismo, fallecieron un total de 57 personas, mientras que en la ciudad de Cebu murieron 9 y en la isla de Siquijor una más, indica el medio local “Star”.


La fuente señaló además que se han registrado 167 heridos en toda la zona afectada por el terremoto.


Mientras, el director del Instituto de Vulcanología y Seísmos de Filipinas, Renato Solidum, afirmó en una nueva comparecencia ante la prensa que hasta las 15:15 (hora local) de este martes, se han producido un total de 241 réplicas.


Renato Solidum, agregó que la energía liberada por el terremoto era similar a la de la explosión de “32 bombas atómicas de Hiroshima”, en declaraciones recogidas por el portal “Inquirer”.


El terremoto ha dejado importantes daños en las infraestructuras de la zona, tanto en hospitales, como en carreteras, puentes, edificios oficiales y en varios monumentos.


El terremoto ha dejado importantes daños en las infraestructuras de la zona, tanto en hospitales, como en carreteras, puentes, edificios oficiales y en varios monumentos.


En concreto, hasta 14 puentes han sufrido daños considerables, según informó el ministro de Obras Públicas y Autopistas, Rogelio Singson.


Asimismo, más de 10 iglesias históricas se han visto afectadas por el seísmo, entre ellas la Basílica Menor del Santo Niño, en Cebú, considerada como el monumento más antiguo de la Iglesia católica en el país.


De acuerdo con The Associated Press, el epicentro del terremoto fue en tierra adentro y no provocó un tsunami.