zcSanto Domingo.-En un “callejón sin salida” y preocupados se sienten residentes de la Zona Colonial, donde se realizan desde hace más de un mes trabajos de remozamiento  de calles, sustitución de tuberías y el  tendido  eléctrico.


Tanto las familias ubicadas en calles donde se llevan a cabo esas labores, como comerciantes y  visitantes  deploran la polvareda e incomodidades para penetrar a sus casas y circular por las vías.


Igual algunos comercianes alegan que  los negocios han registrado una significativa baja, mientras el tránsito se ha convertido en un  caos los días de semana y en especial en horas de la noche.


A pesar de las señalizaciones, muchas de estas no indican que al final del trayecto la calle esta cerrada, como ocurre en la Arzobispo Portes con Isabel La Católica.


Aquí los conductores se ven obligados a retroceder cuando casi chocan con la verja provisional de madera.


Esa labor que realiza el Ministerio de Turismo  y el Programa de Fomento al Turismo a través del Banco Interamericano de Desarrollo es valorada por la gente, pero  piden que se agilicen.


Fiori Santana, de la Arzobispo Portes, afirma que  están cansados porque les han interrumpido el servicio de agua y luz por muchos días y  fruto de los  apagones  se les han dañado  sus aparatos eléctricos.