quePARIS/ANTANANARIVO (Reuters).- Una multitud quemó vivos a dos europeos en una isla turística de Madagascar porque sospechaban que estaban traficando con órganos humanos después del hallazgo de un niño muerto en la playa, dijo la policía.


Los hombres fueron capturados y asesinados por los residentes de la isla de Nosy Be, uno de los principales destinos turísticos de la gran isla del océano Índico.


“Ellos (la multitud) sospechó que los hombres traficaban con órganos”, dijo el jefe de policía de Madagascar Desire Johnson Rakotondratsima. “Parece que uno de los extranjeros lo admitió delante de algunos residentes después de encontrarse el cadáver de un niño”.


La policía está buscando un tercer sospechoso de tráfico de órganos, dijo un hombre malgache.


Uno de los europeos linchados era francés, según el ministerio de Exteriores galo. Una fuente del ministerio del Interior francés dijo que el cuerpo del niño había aparecido sin órganos.


El ministerio de Exteriores francés dijo que había advertido a sus 700 ciudadanos en Madagascar evitar viajar por el interior del país y pidió a los que tenían pensado hacerlo que aplacen el desplazamiento.


“Confiamos en las autoridades malgaches para que saquen a la luz las circunstancias exactas de todo esto y les hemos pedido que tomen medidas para incrementar la seguridad de nuestros nacionales en la zona, dado que Nosy Be es un popular destino turístico”, dijo un portavoz.


Nosy Be es una isla al noreste de la isla principal de Madagascar, famosa por sus aguas turquesas y playas de arena blanca.


Analistas dicen que la delincuencia ha aumentado en Madagascar desde que el presidente Andry Rajoelina llegó a poder por un golpe de Estado hace más de cuatro años, sumiendo al país en el caos político y procovocando la congelación de la ayuda de los principales donantes, lo que ha perjudicado al gasto público.


Casi el 80 por ciento de los hogares viven ahora por debajo del umbral de la pobreza, el mayor índice de África.