onuNUEVA YORK, EE.UU.- Con el mismo récord de 188 países alcanzado en 2012, la Asamblea General de la ONU aprobó el martes por 22° año consecutivo una resolución pidiendo el fin del embargo comercial que Estados Unidos aplica contra Cuba desde hace medio siglo, condenado duramente por casi todo el planeta.


La resolución presentada por el canciller cubano, Bruno Rodríguez, fue apoyada por la casi totalidad de los Estados miembro de la ONU, ya que apenas dos votaron en contra (Estados Unidos e Israel) y tres se abstuvieron (Micronesia, Palau y las Islas Marshall).


Con respecto a la votación del año pasado, sólo cambió la posición de Palau, que se había pronunciado en contra y ahora decidió abstenerse, dejando aún más solo a Estados Unidos.


El embargo fue impuesto en 1962 por el entonces presidente estadounidense, John F. Kennedy, para forzar un derrocamiento del régimen comunista de la isla. La Asamblea General de la ONU ha pedido su fin en 22 resoluciones presentadas por Cuba, todas aprobadas por gran mayoría.


“Los daños humanos que produce el bloqueo son incalculables. Provoca sufrimientos y constituye una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos. El 76% de los cubanos han vivido bajo sus devastadores efectos desde su nacimiento”, indicó Bruno Rodríguez al presentar el texto en la reunión celebrada en Nueva York.


Según el canciller cubano, el costo económico de los más de cincuenta años de embargo es de 1,15 billones de dólares.


Rodríguez denunció que el bloqueo “ha recrudecido en el sector financiero” durante el gobierno del presidente estadounidense Barack Obama, a quien instó a “escuchar” las voces dentro de Estados Unidos que se pronuncian contra la medida y “dejar de gastar los dólares de los contribuyentes para intentar cambiar infructuosamente al gobierno cubano”.


En respuesta, el diplomático estadounidense Ronald Godard afirmó que su país es utilizado como “chivo expiatorio externo” de los problemas internos de la isla.


“En 2012, el pueblo cubano recibió de Estados Unidos 2.000 millones de dólares en medicinas y alimentos”, puso como ejemplo, intentando rebatir las denuncias de Rodríguez.


“Principal obstáculo al desarrollo de los cubanos”


La reunión de la Asamblea General se inició con el discurso del embajador de Fiji, Peter Thomson, en representación del grupo de los 77 y China, quien señaló que el embargo “contraviene las normas fundamentales del derecho internacional, el derecho humanitario internacional, la Carta de Naciones Unidas y las normas y principios que gobiernan la relaciones pacíficas entre Estados”.


De su lado, el representante de Irán, Gholamhossein Dehghani, afirmó que la votación récord del año pasado marcó un “momento histórico” en busca de poner fin a una medida que buscaba un cambio de régimen “poniendo presión y castigando al pueblo cubano” y que “ni siquiera fue capaz de lograr eso”.


El embajador venezolano ante la ONU, Samuel Moncada, hablando en nombre del Mercosur, denunció que el bloqueo “es el principal obstáculo al desarrollo de los cubanos”, ya que “limita y retrasa el progreso económico y social” de la isla.


“Es importante resaltar que estas medidas contravienen las normas del sistema internacional del comercio. El bloqueo contra Cuba viola los principios de la justicia y los derechos humanos”, agregó, recordando que los países del Mercosur “rechazan por principio las medidas unilaterales y extraterritoriales”.