obBarcelona (Redacción).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se ha mostrado duro con la clase política estadounidense después de los 17 días de cierre de la Administración y de poner en riesgo la economía global por disputas partidistas.


“”Los estadounidenses están hartos de Washington, y con razón. Cuando necesitábamos más ocupación fabricamos una crisis y vamos para atrás”, ha señalado el líder estaodunidense.


“Tiene que cambiar la manera de funcionar de esta ciudad. Tenemos que dejar de estar pendientes de lo que dicen los lobistas, los blogueros, los tertulianos…”, ha señalado el presidente.


Obama ha señalado que el cierre parcial de la Administración federal ha provocado un “daño innecesario” que con seguridad ha frenado la recuperación económica del país, y por tanto “no hay ganadores”.


Obama hizo estas declaraciones en la Casa Blanca pocas horas después de firmar el acuerdo del Congreso para elevar el techo de la deuda y autorizar las asignaciones presupuestarias para el funcionamiento de las agencias federales, cerradas 16 días por falta de fondos.