pediSANTO DOMINGO.- Los niños haitianos han retomado las calles del Distrito Nacional. En la mañana de ayer una veintena de los pequeños se distribuían por la avenida Abraham Lincoln para volver a mendigar.



Una forma de explotación que hasta ahora ha burlado a las autoridades dominicanas, pese a que en innúmeras ocasiones se ha podido establecer que pertenecen a redes de “familiares”, muchas veces ni padres ni madres, que los envían a las calles y al retorno a las casas donde pernoctan les quitan el dinero.


La invasión callejera crea una situación de inseguridad para los chicos. El pasado 14 de septiembre un joven limpia vidrios dominicano resultó muerto de un disparo bajo el semáforo de la intersección de las avenidas Sarasota y Jiménez Moya. Además de los peligros de accidente de tránsito, golpizas de los mendigos de mayor edad, el hambre y la deshidratación a la que son sometidos. Pero también crea vulnerabilidad para los ciudadanos que transitan por las vías.


El Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (Conani) declaró en agosto pasado que había “rescatado” unos 90 niños haitianos que eran obligados a mendigar en las calles del país y que trabajaba en un proceso para entregarlos a sus padres. Pero en mayo de este mismo año, otros 58 menores haitianos que deambulaban por las calles también habrían sido rescatados de una supuesta red que residían en Los Alcarrizos, como Diario Libre había publicado en 2010.


El Conani se ha defendido de que “el papel de nosotros es darle el albergue, hasta determinar cuál es su situación, porque muchos de ellos viven aquí y localizamos a sus familiares, pero a otros tenemos que enviarlos al vecino país, coordinado con mi homóloga del Consejo Nacional para la Niñez de Haití”, reveló en una ocasión la directora de la institución, Kirsy Fernández.