redSANTO DOMINGO.- De acuerdo a informes de la Policía Nacional, familias completas, vecindarios enteros que suman miles de personas viven en la República Dominicana de la narco economía que mueve el micro tráfico en los barrios de las provincias del país.


Esto ha generado mucha violencia, según el jefe de la Policía, mayor general Manuel Castro Castillo, quien señaló hace poco que el 75% de las muertes y delitos cometidos en el país se debe al consumo y venta de drogas.


Los datos de la Policía Nacional dan cuenta de que los agentes antinarcóticos viven en constante peligro porque tienen que ir a los barrios, penetrar a callejones parecidos a madrigueras, enfrentarse a lo dueños de los puntos y a los vecinos para poder decomisar la droga.


Estos decomisos, señalan los informes policiales, han aumentado considerablemente. De 200 gramos que se incautaban mensualmente en la actualidad se están decomisando hasta cinco kilos al mes.


Un informe suministrado a Diario Libre indica que los grandes capos dedicados al “narco menudeo” son protegidos por todo el barrio, alquilan niños por RD$200 diarios para alertan ante la presencia de agentes de la Dirección Central Antinarcóticos (DICAN) o de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD).


La clave es simple. Si el niño ve la llegada de los organismos antidrogas con un radio en las manos dice “agua u okey”, con estas palabras los narcos ya saben que llegaron a buscarlos.


El informe destaca que la mayoría de los dueños de puntos son apresados, llevados a la justicia y, más tarde, “consiguen su libertad con suma facilidad” y vuelven de nuevo a vender narcóticos ilegales.


Comercio en puntos


Los datos recabados por agentes de la Policía Nacional dan cuenta que también los puntos de drogas se han convertido en compraventas donde ahora los residentes de los barrios empeñan prendas cuando se ven en problemas.


Estas “compraventas” pagan en “especie” o en dinero y si son engañados se cobran su dinero hasta con la muerte de sus clientes, indican los datos recogidos por la inteligencia policial.


El referido informe da cuenta de que en ocasiones los narcos amenazan con la muerte a las madres que se niegan a alquilar a sus hijos menores.


Otro aspecto que las autoridades de la Dirección Central Antinarcóticos (DICAN) indican como un elemento a combatir son los llamados “deliveries”, que son utilizados para llevar la droga a clientes a domicilio


También se señala el uso de los smartphones en el negocio del tráfico de drogas en los barrios. “Dame un 500, o un 200”, según la capacidad de cliente. Así indica la Policía Nacional que son nombrados los pedidos realizados a través de mensajes a celulares y llevados por hombres en motores, a pies o por menores de edad y hasta por ancianos.


Los barrios con más puntos, según las autoridades policiales, son Capotillo, Gualey, Guachupita, Simón Bolívar y Las Cañitas. Mientras que las ciudades que más narcóticos trafican, de acuerdo con la Policía Nacional, son San Francisco de Macorís, Azua, Baní, San Cristóbal y La Romana.


Vía Diario Libre