guaguaUn autobús fue atracado el domingo en la autopista Duarte próximo a Bonao por tres hombres y una mujer armados de pistolas quienes despojaron a los pasajeros de dinero en efectivo, armas de fuego, celulares, joyas y otras pertenencias de valor. Los cuatro abordaron el autobús como pasajeros en diferentes paradas.


El atraco se produjo después de la entrada de Constanza, en la autopista Duarte, cuando el autobús se dirigía repleto de pasajeros desde San Francisco de Macorís hacia la capital. Alberto del Orbe, uno de los pasajeros atracados, dijo que fue despojado de dinero en efectivo, celulares, anillos y un revólver.


Del Orbe declaró que tras el atraco, el autobús regresó a la parada en San Francisco de Macorís, en donde los pasajeros y el chofer hicieron la denuncia en la Policía. La Policía remitió al grupo al destacamento más cercano al lugar donde ocurrió el atraco, y allí finalmente pusieron la denuncia para que persiguieran a los atracadores, dijo Del Orbe.


El autobús es propiedad de la compañía El Expreso, que ofrece sus servicios diarios desde San Francisco de Macorís hacia la Capital y viceversa.


Del Orbe narró que los cuatro atracadores encañonaron a los pasajeros y al cobrador, a quienes obligaron a entregarles todo el dinero que llevaban encima, prendas y todo otro objeto de valor. Los cuatro atracadores estaban armados con pistolas 9 milímetros, y encañonaron a varios de los los pasajeros por lo que se temió que pudiera ocurrir lo peor. El atraco se produjo cuando el vehículo se encontraba en plena marcha en ruta a la capital. Del Orbe dijo que al ayudante del chofer los atracadores le quitaron cinco mil 100 pesos.


Modalidad de robo


La Policía investiga si los protagonistas de este tipo robo en República Dominicana aprendieron este método de atraco en los países de las regiones de Centro y Sudamérica, en especial en Colombia, Venezuela, Ecuador, Nicaragua, Hondura, El Savador donde los asaltantes proceden a secuestrar los autobuses que realizan largas rutas y despojan a los pasajeros de dinero y joyas. En Colombia estos asaltos a los autobuses repletos de pasajeros son ejecutados por grupos guerrilleros que controlan zonas rurales y otros tramos de carreteras, según los reportes de los organismos oficiales.