paradaSANTO DOMINGO.- La Fiscalía del Distrito Nacional solicitó medidas de coerción en contra de 28 personas acusadas de asaltar y saquear una terminal de pasajeros de La Altagracia, ubicada frente al parque Enriquillo, donde supuestamente fueron sustraídos RD$700,915, un arma de fuego y ocupado el local.


La Oficina de Atención Permanente fue apoderada de la solicitud de un año de prisión preventiva en contra Leonte Torres Jiménez, Guillermo Pillier, Domingo Arturo Rijo, Santos Nivar Guillén, Jonathan Ramírez, Luis Ventura, Miguel Vásquez, Rafael Emilio Franjul, Nelson Rafael Reyes, Ciro Cedeño Brito y Víctor Manuel Castillo Pimentel.


Asimismo, solicitó la imposición de una fianza de RD$100,000 en efectivo a cada uno, presentación periódica e impedimento de salida en contra de Junior Argenis García, Francisco Brito Martínez, Rodeibi Herrera Fermín, Julio Ernesto Valentín, Carlos Guerrero, José Antonio Olivo Bratini, Ramón Alberto Brito Hernández, Santo Almonte, Pedro Ortega Jiménez, Andrés Antonio Amarante, Amado Cuello Domínguez, Ángel Emilio Santana, Fernando Brito Martínez, Máximo Pillier, Henry Pérez Maríñez, Nelson Derinil y Carlitos Zapata.


Los fiscales Dante Castillo y Cesarina Hernández exponen que supuestamente se constituyeron en asociación de malhechores, siendo arrestados en flagrante delito cuando secuestraban la parada de Higüey, armados de cuchillos, machetes y tirapiedras, el martes a las 5:30 a.m.


Asimismo, que desarmaron al guardián Manolo Encarnación, logrando saquear el lugar, de donde alegadamente sustrajeron RD$700,915, rompieron cristales del local y de los minibuses.


La Fiscalía señala a diez imputados, que fueron identificados por Yuni Castro Montilla, como alegados cabecillas de organizar el secuestro de la terminal de propietarios de autobuses Higüey-Santo Domingo.


Dice que al momento de ser arrestado, a Domingo Antonio Rijo, se le ocupó la escopeta sustraída al vigilante.


Los detalles
La Fiscalía indica que a Ciro Cedeño Brito y a Pedro Ortega Jiménez les fueron ocupados dos machetes de 24 pulgadas, mientras que Francisco Pión Nolasco, presuntamente tenía uno de 15, cuando una turba secuestró la terminal.


De éste último, detalla que le arrebató un celular a Julián Cayetano Soto, para evitar que se comunicara durante la acción.


De igual modo, observa que parte de los imputados fueron grabados en espacio y tiempo, cuando entraban y salían del lugar de donde alegadamente fue sustraído el dinero.