jefeEl Jefe de la Policía, mayor general Manuel Castro Castillo, consideró ayer como actos vandálicos las protestas en Santiago y San Francisco de Macorís, que dejaron cuatro muertos y varios heridos, entre ellos un oficial y varios alistados. 


Castro Castillo indicó que los protestantes le dispararon a los agentes policiales con armas de fabricación casera, en franca provocación a las autoridades. Indicó que cada uno de los casos será investigado para establecer las reales circunstancias en que se registraron y tomar las medidas que sean necesarias.


Las declaraciones del jefe policial las ofreció el vocero de la Policía, Jacobo Mateo Moquete, quien dijo que hay diez personas detenidas para fines de investigación. El vocero negó que un swat haya matado al menor Kelvin Rodríguez, de 12 años, cuyo cadáver fue tirado frente al cementerio de Navarrete, pero la familia y vecinos afirman que sí.


Dijo que cuando levantaron el cadáver las autoridades encontraron en sus bolsillos balines, los cuales son usados para fabricar bombas molotov. En rueda de prensa, el vocero mostró un video de encapuchados que participaron en la protesta en el sector Los Ciruelitos, de Santiago, con chilenas, armas largas de fabricación casera, cargadores adaptables y proyectiles de M-16, y pronunciándose contra los agentes.