enSantiago.- Las enfermeras del hospital infantil Arturo Grullón se sumaron al paro que por tiempo indefinido mantienen las profesionales de la salud en Santiago y Moca. Mientras las enfermeras de esta ciudad llevan, prácticamente, dos semanas de protestas, las de Moca hace casi un mes que paralizaron sus labores.



Silvano Geraldino, vocero de las manifestantes, dijo que el Gobierno y el Ministerio de Salud Pública se han tornado indolentes ante las demandas de aumento salarial y mejores condiciones de los hospitales. Además del hospital regional José María Cabral y Báez, el paro se mantiene en el Juan XXIII, del sector Pekín.


Geraldino advirtió que de no llegar a un acuerdo, el paro podría extenderse a otros centros de salud. Dijo que se hace necesario que lleguen a un entendimiento mediante  un diálogo franco que satisfaga las demandas de las enfermeras. En Moca, además de aumento salarial, las enfermeras reclaman el equipamiento y medicina para los hospitales.