denLos ingresos por dengue continúan elevados en los principales servicios pediátricos de la capital, llegando hasta los 15 diarios en el hospital Infantil Robert Reid Cabral y entre cinco y seis en el Luis Eduardo Aybar, en tanto la mortalidad por esta enfermedad  sigue aumentando, alcanzando los 80 fallecimientos en lo que va del año.



Los doctores Clemente Terrero, infectólogo del hospital infantil Robert Reid Cabral, y Edison Feliz,  jefe del Servicio de Pediatría del Luis Eduardo Aybar, coincidieron en señalar que la enfermedad mantiene una tendencia epidémica y recomendaron reforzar las medidas preventivas, tanto de parte de las autoridades sanitarias como de las propias familias.


En tanto, el último reporte epidemiológico de la Dirección Nacional de Epidemiología señala que hasta el pasado 21 de septiembre en el país se habían notificado  10, 685 casos probables en lo que va del año, entre estos 221 casos graves de los cuales 80 han fallecido.


Indica que la incidencia acumulada de la enfermedad es de 137 casos probables por cada 100,000 habitantes, representando un incremento de 1.9 veces en relación al mismo período del  2012.  El año pasado a la fecha se habían reportado 4,249 casos sospechosos de dengue y 18 fallecimientos.


El boletín correspondiente a la semana epidemiológica 38,  el Ministerio de Salud Pública destaca que en las últimas cuatro semanas el 79% de los casos de dengue se concentran en las  provincias de Santo Domingo, Santiago, Espaillat, Distrito Nacional, Puerto Plata, San Cristóbal, Sánchez Ramírez y la Vega.


Indica que los últimos fallecimientos se registraron  en los hospitales Robert Reíd Cabral, Marcelino Vélez Santana y Arturo Grullón y proceden de las provincias Santo Domingo, San Cristóbal y Espaillat


El dengue es una enfermedad febril trasmitida por la picadura de un mosquito que se cría en aguas limpias. Se recomienda no acumular agua dentro ni alrededor de las casas, eliminar envases que acumulen agua que se encuentren esparcidos en los patios, cambiar interdiario el agua de los floreros y tapar bien la que se guarda para uso doméstico.