estSantiago.- La aplicación de la tanda extendida en 38 centros educativos del distrito escolar de Santiago enfrenta algunos escollos debido a que la falta de logística obliga a muchos estudiantes a comer en las aulas.


El principal problema es la falta de comedor para servir los alimentos, lo cual ha impedido que algunos centros educativos puedan ser incorporados a la tanda extendida. En el caso del politécnico Padre Ramón Duber, en el sector Cienfuegos, para poder entrar al programa, primero deben concluir la construcción de una nueva escuela que permita el traslado de los 900 alumnos de la tanda vespertina. En el horario matutino tienen inscritos a 589 alumnos.



Actualmente 12 politécnicos han sido integrados al plan de tanda extendida, pero en su mayoría confrontan los mismos  inconvenientes.“Aquí en el Padre Duber se están dando los pasos para que este mismo año podamos entrar al programa de tanda extendida, pero primero debe concluirse una nueva escuela, donde serían trasladados los alumnos del horario de la tarde”, expresó Eladia Rodríguez, directora de dicho centro.


La situación de repite en el politécnico Martina Mercedes Zouin, en la comunidad la Chichigua, en el sector Gurabo, donde recientemente los estudiantes  y profesores protestaron. El mayor inconveniente se presenta porque las raciones de comida llegan de forma irregular. Los profesores se quejan de que cuando sirven los alimentos, los estudiantes suben hasta un tercer nivel para comer en las aulas. Las autoridades educativas dijeron que hasta el momento tienen contemplados 38 centros para la tanda extendida y que la meta final es que en cada centro cocinen sus alimentos.


A los inconvenientes se suma la lentitud con que avanzan los trabajos de construcción de las escuelas que levanta el Gobierno a través del Ministerio de Educación.