efSANTIAGO.- El paro convocado por las enfermeras en reclamo de aumento salarial y otras reivindicaciones fue extendido por tiempo indefinido en el hospital universitario José María Cabral y Báez. Mientras que cientos de pacientes que acuden al centro se quejan de la falta de atenciones hospitalarias.


La huelga había sido convocada por 24 horas en el Cabral y Báez, pero los directivos del Sindicato Nacional de Trabajadores de Enfermería (SINATRAE) decidieron mantener la protesta supuestamente hasta que el gobierno atienda sus demandas.


El secretario general del SINATRAE del Hospital, Silvano Geraldino, dijo que reclaman el nombramiento de 50 nuevas enfermeras paro el centro y de otras 30 trabajadoras nominales.


“En este hospital una enfermera atiende 40 pacientes en un día, y eso es un exceso de trabajo que afecta la salud de estas servidoras públicas”, expresó Geraldino.


Las enfermeras también relaman el inicio de los trabajos de reparación de la planta física del Cabral y Báez, así como medicamentos y materiales gastables, como guantes, jeringas y otros utensilios.


También exigen aplicación de los incentivos por antigüedad, incentivos del Seguro Nacional de Salud (SENASA), y la inversión del 4% del Producto Interno Bruto (PIB) para el sector salud.


Actualmente en el Cabral y Báez laboran 600 enfermeras muchas de las cuales esperan su pensión por su avanzada edad, mientras que otras están enfermas con licencia médica.