cuaJuancho. Pedernales.- En esta comunidad se desarrolla la denominada pesca del “mero cuadrado”, que no es más que una forma de hacer negocios ilícitos con la droga que lanzan al mar los narcotraficantes, cuando son interceptados por las autoridades antinarcóticos.


De esa forma, algunos moradores de esta comunidad costera de la región Suroeste, cuya fuente de trabajo es la agricultura y la pesca, se han vinculado al tráfico de estupefacientes. Los testimonios que dan los residentes, quienes prefieren omitir sus identidades, indican que no solamente se involucran los jóvenes, sino también personas mayores y “pescadores” de otros pueblos, quienes se ven tentados a tirar sus redes y “pescar” algún paquete de droga que venderán en la zona.


La nula vigilancia de las autoridades hace que estos “pescadores” se instalen en la playa y permanezcan allí semanas y meses, en espera que los paquetes de cocaína lleguen a la orilla. La droga la venden en el mismo pueblo y los pescadores que no son de la zona la negocian en Pedernales, según explicó un joven que ha “pescado” varios paquetes.