showimageEL SEIBO.- Las autoridades judiciales anunciaron el desmantelamiento de una fábrica clandestina de alcohol y armas en celdas de la cárcel pública General Pedro Santana de aquí, perteneciente al viejo Sistema Penitenciario del país.


Henry Estévez, procurador fiscal de El Seibo, al menos 12 cubetas del alcohol de fabricación artesanal conocido como “Triculí” o “Petrinche”, fueron descubiertas en las celdas número 6 y 7 del centro penitenciario.


Además, según el representante del Ministerio Público, se incautaron armas punzantes, confeccionadas con cubiertos y cucharas, que serían utilizadas en refriegas dentro del penal, así como 36 teléfonos celulares.


En las requisas donde se desmanteló la fábrica de alcohol participó el fiscal Claudio Cordero.


Para fabricar el “Petrinche” o “Clerén”, los reos utilizaban como materia prima maíz, arroz y tayota, según se explicó.


Estévez no explicó si la bebida incautada tenía fines comerciales dentro del penal, pero aclaró que es normal que en cárceles del viejo Sistema Penitenciario, los internos fabriquen alcohol para su consume, tras el sistema de envejecimiento del arroz y el maíz, mezclado con azúcar.


Las requisas se hicieron de forma selectiva en las celdas 2, 3, 6 y 7, de donde se tenía informaciones se procesaba el alcohol, se guardaba armas artesanales y se usaban en exceso teléfonos celulares.


812 presos


La bebida conocida como “Clerén” o “Triculí”, está prohibida en el país por dañina a la salud, pero en algunas cárceles y barrios de ciudades del país se fabrica de manera clandestina y hay quienes han hecho riqueza con la venta ilegal de la misma.


El “Clerén”, “Triculí” o “Petrinche” se vende como pan caliente en sectores y campos de San Pedro de Macorís, Hato Mayor, La Romana y El Seibo.


El consumo de “Petrinche” está asociado al vicio de drogas, según explican las autoridades judiciales.


El” Petrinche” o “Triculí” se distribuye en colmados como si fuera azúcar o arroz ante las miradas indiferentes de las autoridades del Ministerio de Salud, que saben del grave daño que representa a la salud humana.