espeSIDNEY (Reuters).- Los científicos han descubierto tres nuevas especies de animales en un “mundo perdido” en Australia, protegidas durante millones de años por pilas de rocas de granito casi impenetrables.


Los nuevos animales son un lagarto de cola con forma de hoja, una lagartija de color dorado y una rana que habita en las rocas, en la única zona rocosa de Cabo Melville, a unos 1.500 km al noroeste de Brisbane, la tercera ciudad más poblada de Australia.


“Tienen un aspecto completamente distinto, así que tan pronto como los ves piensas ‘esa cosa es definitivamente nueva'”, dijo Conrad Hoskin, de la Universidad James Cook, que dirigió la expedición con la National Geographic Society de Estados Unidos, a Reuters por teléfono.


La cordillera de Melville es escabrosa y abrupta, y casi inalcanzable ya que millones de rocas de granito del tamaño de coches y casas están apiladas y alcanzan alturas de cientos de metros, con una jungla con rocas esparcidas en su meseta.


Las tres nuevas especies se esconden entre el laberinto de rocas y el lagarto de cola de hoja, que mide 20 cm, sale por la noche para cazar en las piedras y los árboles.


La lagartija de Cabo Melville es activa durante el día, y persigue insectos por las rocas cubiertas de musgo, mientras que la rana vive en las grietas húmedas de las zonas rocosas durante la temporada seca.


La rana sólo emerge durante la temporada húmeda del verano para reproducirse en la lluvia y alimentarse de insectos.


“Tendemos a pensar que Australia está bastante bien explorada”, dijo el doctor Hoskin. “Este descubrimiento simplemente demuestra que hay áreas realmente remotas e inexploradas en Australia, así que es muy emocionante”.


Hoskin y su equipo volaron hasta la meseta en helicóptero y planean volver en unos pocos meses para continuar la búsqueda de nuevas especies, incluidas serpientes, arañas y pequeños mamíferos.


Esta zona remota es un ecosistema único, capaz de mantener alejado el fuego y conserva la humedad entre las rocas, ayudando a especies raras a sobrevivir durante millones de años.