couSANTO DOMINGO.- La Asociación Dominicana de Courier (Asodec) consideró ayer que si el gobierno grava las compras por Internet con precios menores a los 200 dólares, afectaría directamente al consumidor y violaría el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (DR-Cafta), que libera de impuestos las compras con costos inferiores a este monto. En ese sentido, llamaron a los consumidores a defender su derecho a elegir libremente.



De esta manera, los representantes de las empresas de envíos de paquetes hacen frente al reclamo de la Organización Nacional de Empresas Comerciales (ONEC), de que se regularicen las compras por Internet, especialmente en lo relativo al decreto 402-05, que libera de impuestos a los “envíos expresos” que requieren traslado urgente y disposición inmediata.


“Si se modifica el “De minimis” (derecho sobre las cosas pequeñas) de doscientos dólares que tenemos al día de hoy, se estaría violando directamente el DR-Cafta”, dijo Laura Castellanos, asesora legal de Asodec, durante la rueda de prensa que realizaron.


Mientras, José Burdié, presidente de la entidad, recordó que los tratados de libre comercio son de dos vías, y que los Estados Unidos y Centroamérica están abiertos a recibir productos de los comerciantes dominicanos. Según dijo, un impuesto reduciría las compras por Internet y afectaría las exportaciones de productos perecederos.


Actualmente, las compras por Internet menores de US$200 pagan una tasa aduanal de 0.25 centavos de dólar por cada kilo (2.5 libras) importado. Los consumidores que usan esta opción pueden ahorrarse, según el presidente de Adosec, hasta 200 y 300% en un producto, respecto al precio local.


Adosec estima que al mes, 65,000 dominicanos compran por Internet, y alrededor de 500,000 lo hacen al año, lo que representa un negocio de US$150 millones. Lo que más compran los dominicanos son: ropa, zapato y tecnología.


Cadolec


Sobre este tema, el presidente la Cámara Dominicana de Comercio Electrónico (Cadolec), instó a los empresarios locales a ofertar sus productos a mejores precios para poder competir con las mercancías que se venden por Internet o colocar sus ofertas en la red. “El culpable de que los empresarios locales no sean competitivos es el Estado, que les pone impuestos de una manera excesiva y les sube los costos, no el comercio vía web”, opinó Domingo Rojas Pereyra.