condLos jueces del Cuarto Tribunal Colegiado del Distrito Nacional condenaron a 10 años de prisión al propietario de una agencia de detectives privados, quien fue acusado, junto a otras personas, de formar una red mafiosa con ramificaciones internacionales que filmaba ilegalmente a parejas en moteles, entre otras prácticas ilícitas, para luego chantajearlas exigiéndoles altas sumas de dinero.


El tribunal, presidido por la magistrada Pilar Rufino Díaz, sentenció a Francisco Alberto Carela Castro, dueño de la agencia de detectives Facsaint Detective y/o seguridad VIP, Segurity Group.


Carela Castro también está acusado del atentado a balazos contra el abogado y comunicador, Jordi Veras Rodríguez, ocurrido en Santiago, cuyo proceso está pendiente de conocimiento en esa jurisdicción.


El tribunal, integrado además por la magistrada Daira Medina, primera sustituta y Claribel Nivar, también condenó por el mismo hecho a José Bianey García y José Antonio Comprés, a 8 años de prisión. Mientras que Marino Enrique Carela fue sentenciado a un año de prisión.


Los jueces tomaron la decisión, tras acoger el dictamen presentado por el ministerio público, representado por el fiscal adjunto Isidro Vásquez, quien presentó acusación en contra del grupo por asociación de malhechores, chantaje, además de porte y tenencia ilegal de armas.


Igualmente, las juezas dispusieron la renovación de las medidas de coerción que pesan en contra de los hoy sentenciados.


Carela y los demás implicados fueron acusados de grabar y extorsionar a un médico a quien le cobraron una alta suma de dinero para no divulgar el video.