armasLa decisión del Ministerio de Interior y Policía de aplicar pruebas de balística a las armas de fuego legales en manos de civiles ha implicado un incremento de costos que lleva a cerca de RD$10,000 el permiso de renovación de la licencia de porte y tenencia de armas de fuego.


Es que la prueba de balística no es gratuita, tiene un costo, incluidos los impuestos, que supera los RD$3,200, a los cuales se suman los pagos tradicionales de la renovación.


El nuevo incremento dispuesto por el Ministerio de Interior y Policía sobre las personas que tienen armas de fuego legales en el país ha provocado diversas quejas, debido a que si bien es importante la prueba de balística, no se explican por qué el costo es tan elevado, a lo que se agrega el hecho de que se trata de un chequeo a realizarse todos los años, representando un costo adicional y la pérdida de tiempo, pues el proceso debe hacerlo personalmente el propietario del arma en una operación que tarda entre una y dos horas.


El requisito se realiza a través del Sistema Nacional de Armas (Sisna), que funciona desde el 18 del pasado mes de septiembre en el Laboratorio Balístico y Biométrico (LABBS), bajo la coordinación del Ministerio de Interior y Policía.


La intención es registrar, catalogar y correlacionar las informaciones físicas, demográficas y biométricas de las armas de fuego legales y de sus propietarios.


“El problema es que mientras nos cargan más costos a los que pagamos todos los años el permiso, cada vez son más los que andan con armas ilegales, atracando y matando gente, sin costo alguno”, declaró a el Caribe un pequeño empresario del comercio detallista cuando pagaba por las pruebas de balística.


Amnistía a morosos


Como forma de motivar a los propietarios de armas a acudir a las pruebas balísticas, Interior y Policía promueve una gracia para todos los que tiene varios años de atraso en la renovación, a los fines de que sólo paguen este año.


La gracia es calificada de discriminatoria contra los ciudadanos que cada año pagan religiosamente la costosa renovación, ahora incrementada.