policLa Jefatura de la Policía Nacional intervino ayer la comandancia del municipio Higüey y dispuso el arresto de 24 agentes, entre los que figuran dos oficiales subalternos y cinco suboficiales, quienes presuntamente visitaban puntos de drogas y mantenían relaciones “muy amistosas” con traficantes y vendedores callejeros de estupefacientes.


“Han sido arrestados y trasladados a la capital 24 agentes desde Higüey para ser investigados en el Departamento de Asuntos Internos”, dijo el vocero policial, coronel Jacobo Mateo Moquete.


El jefe de la Policía Nacional, mayor general Manuel Castro Castillo, anunció recientemente que dentro de la Policía Nacional se ha iniciado un nuevo programa de limpieza, mediante el cual han sido puestos en retiro, cancelados y sometidos a la justicia unos 200 agentes policiales en los últimos tres meses, la mayoría de ellos al ser hallados culpables de cometer delitos, crímenes y faltas graves en el cumplimiento de sus funciones.


El arresto y la investigación de los 24 agentes de Higüey forma parte de este programa de tolerancia cero con la corrupción policial y la vinculación de agentes del orden con cualquier actividad delictiva o criminal, dijo el vocero Mateo Moquete.


El oficial señaló que el jefe de la Policía dio instrucciones a la Dirección Central de la Policía Preventiva y al Departamento de Asuntos Internos para que los agentes fueran trasladados desde Higüey al Palacio de la Policía de la capital, donde serán investigados, y se les formularán cargos en caso de que se compruebe que recibieron sobornos o estaban involucrados con los narcotraficantes y vendedores de drogas que frecuentemente accionan en distintos barrios de ese municipio.


Durante varias semanas a los agentes se les dio seguimiento y un equipo de inteligencia policial pudo comprobar que mantenían vínculos muy cercanos con individuos de los bajos mundos de la provincia La Altagracia, y que con frecuencia visitaban puntos de drogas y otros lugares frecuentados por traficantes.


La Policía, por intermedio de la Dirección Antinarcóticos (Dican), ha arreciado la persecución de la venta de drogas a nivel nacional y ha reforzado todas sus depencias con equipos de alta tecnología, mediante los cuales se da seguimiento tanto a narcotraficantes como a policías sospechosos de tener vínculos con esta modalidad del crimen organizado.


Entre los imputados hay dos tenientes, cinco sargentos, cuatro cabos y trece rasos, todos bajo arresto desde ayer en el Palacio de la Policía.


Mateo Moquete reiteró que el jefe de la Policía ha dicho que no tolerará ni permitirá prácticas bochornosas de  miembros de ese cuerpo.