agSANTO DOMINGO (R. Dominicana).- Este miércoles, la fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso, reveló que las cuentas del otrora poderosísimo ministro de Obras Públicas, Víctor Díaz Rúa, han sido congeladas a consecuencia de una querella por corrupción en su contra.


El anuncio, hecho a través de un comunicado, daba algunos detalles sobre la querella por  estafa, corrupción y lavado de activos que, además, involucra a  Mustafá Abu Naba’a, un empresario de origen jordano con gran influencia en los gobiernos de Hipólito Mejía y Leonel Fernández.


La amistad de Abu Naba’a con Fernández ha trascendido lo político y lo comercial, y a sus gestiones se atribuye que en diciembre de 2012 la Universidad de Jordania inaugurara un Centro de Estudios Latinoamericanos al que dio el nombre del expresidente dominicano. Karim, su hijo, estuvo relacionado sentimentalmente con Nicole Fernández, primogénita de Fernández.


Lo que no dijo el comunicado de la fiscal Reynoso es quiénes iniciaron este proceso cuya suerte está aún por verse.


El autor de la querella no es otro que Freddy Aguasvivas, un veterano periodista autor de varios polémicos libros, entre ellos “Todas las posibilidades”, sobre el fraude bancario que en el 2003 se llevó de encuentro al Baninter y creó una de las crisis económicas más profundas de la historia reciente dominicana.


Entrevistado por 7dias.com.do, Aguasvivas mostró su satisfacción con las declaraciones de la fiscal Reynoso pero  advirtió  que las evidencias contundentes del expediente contra el exministro Díaz Rúa, por lavado de activos, estafa y prevaricación no permiten que ningún juez se atreva a fallar a favor del querellado.


Aguavivas es claro al destacar que la cantidad de pruebas y hechos probados no permite que juez alguno se tape los ojos ante la evidencia.


La magistrada informó que las pesquisas avanzan y que personalmente encabeza el proceso de investigación contra Díaz Rúa.  Ya se han interrogado personas y, además, se ha solicitado una auditoría a la Cámara de Cuentas y a otras instancias.


Aguavivas es claro al destacar que la cantidad de pruebas y hechos probados no permite que juez alguno se tape los ojos ante la evidencia.


El comunicador expresó que  la Fundación Primero Justicia, una de las partes querellantes, estima en 480 millones de dólares en venta de asfalto mediante un contrato de dudosa legalidad atribuido sin licitación a Abu Naba’a.


Y aunque confía, lo repite, en la contundencia de las evidencias, tiene sus reservas respecto a la justicia. “Hay mucho dinero para comprar jueces venales y podridos, pero confiamos en la justicia dominicana y nos parece positivo lo expresado por la fiscal de que avanzan las investigaciones y que encabeza personalmente las pesquisas”


14 adendas


Aguasvivas  estableció con claridad la supuesta gravedad del desfalco. “Es que el contrato de venta de asfalto se suscribe en el 2003 y en el 2004, el ministro de Obras Públicas Freddy Pérez le inserta una adenda. Pero Víctor Díaz Rúa le agrega 14 ¡durante 8 años! Usted se fija de la barbaridad que estamos hablando. Por eso le digo que ningún juez puede sustraerse a este escándalo so riesgo de ser señalado por la sociedad y sus propios colegas”


Expresa que durante esos años se le agregaron esas adendas a las compras de asfalto  AC-30  cuando la Ley 340-06 obliga a que un contrato de compra  ganado en una licitación solo puede recibir dos adendas y, además, estas solo  pueden sobrepasar  el 25 por ciento del contrato original “y no el 2,000 por ciento como, ocurrió en este caso”


“Resulta que Díaz Rúa le introdujo 14 adendas lo cual evidentemente es una violación flagrante de la Ley de Compras y Contrataciones”, insiste.