Siria da la bienvenida a la propuesta de Rusia de poner su arsenal químico bajo control internacional, según ha indicado su ministro de Exteriores, Walid al Mouallem, tras conversaciones en Moscú, al tiempo que ha elogiado al Gobierno ruso por buscar “evitar la agresión estadounidense”.


Al Mouallem, que ha hablado a la prensa mediante un intérprete, no ha llegado a decir explícitamente que el régimen de Bachar al Assad acepte la propuesta, formulada por Moscú para evitar una intervención militar encabezada por Estados Unidos.


Rusia también ha emplazado a Damasco a adherirse íntegramente a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas “Manifiesto que la República Árabe Siria da la bienvenida a la iniciativa rusa, motivada por la preocupación de los dirigentes sirios por las vidas de nuestros ciudadanos y la seguridad de nuestro país, y también motivada por nuestra confianza en la sabiduría del liderazgo ruso, que está intentando evitar una agresión estadounidense contra nuestro pueblo”, ha aseverado.


El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, había anunciado previamente que Rusia había pedido a Siria que ponga su arsenal químico bajo control internacional para su posterior destrucción y estaba a la espera de una respuesta. Lavrov indicó que había trasladado a su homólogo sirio, Walid al Mouallem, una propuesta en este sentido aprovechando su presencia en Moscú -ambos se han reunido esta mañana- y estaba a la espera de “una rápida y, esperemos, que positiva respuesta”.


El ministro de Exteriores ruso ha justificado esta propuesta con el objetivo de evitar la intervención militar contra Siria anunciada por el presidente estadounidense, Barack Obama, a la que aún tiene que dar su visto bueno el Congreso norteamericano.


“Si el establecimiento de un control internacional sobre las armas químicas en este país permite evitar los bombardeos, entraremos inmediatamente en contacto con Damasco”, ha afirmado Lavrov. “Pedimos a los dirigentes sirios no solo que acepten poner sus arsenales de armas químicas bajo control internacional, sino también a destruirlos y a adherirse íntegramente a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas”, ha reclamado.


La propuesta del Gobierno ruso se produjo después de que el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, haya señalado desde Londres que la única manera de que Estados Unidos pueda dar marcha atrás en su intención de atacar al régimen de Bashar al Assad sería que éste entregara en el plazo de una semana su arsenal de armas químicas, si bien ha manifestado sus dudas que esto ocurra.