pro



El procurador Francisco Domínguez Brito dijo hoy que desconoce el paradero del ex nuncio de Su Santidad, Josef Wesoloski, contra quien ha sido acusado de pederasta.


Domínguez Brito dijo que el ministerio público ha iniciado la investigación contra el ex representante del Papa en el país partiendo de las denuncias aparecidas en los medios de comunicación y declaraciones de dignatarios de la Iglesia Católica pero que nadie aún se ha querellado contra Wesoloski.


Explicó que, de acuerdo a las normas del derecho internacional, el sacerdote Wesoloski,  podría ser juzgado en el Vaticano teniendo como base la investigación que se hace aquí.


Domínguez Brito dijo que existen precedentes de diplomáticos que han violado la ley en un país y posteriormente han enfrentado la justicia en el suyo donde han cumplido la condena. Dijo que también existe la posibilidad de la renuncia total al fuero diplomático, en cuyo caso, la justicia podría actuar libremente aquí.


Explicó que han mantenido una comunicación informal con representantes de la iglesia Católica  y que ésta, como institución, ha mostrado su colaboración  y que su planteamiento es que si alguien se equivocó debe pagar por ello.


Sobre el caso del padre Wojciecj Gi, o padre Alberto, contra también existe la acusación de pedofilia, dijo que hoy se conocerá una audiencia en la que el Ministerio Público solicitando que sea declarado en rebeldía, logrado esto, se iniciarían dos proceso, uno de captura internacional  y luego el seguimiento del caso como tal.


“En este caso, hay muchos elementos de prueba. Existen todos los elementos de prueba para incriminarlo”, dijo Domínguez Brito sobre las acusaciones de abuso contra jovencitos de la comunidad de Juncalito donde el religioso laboró por varios años.


Dijo que el abuso contra menores es un crimen grave, una acción ruin que golpea la dignidad de estos menores que están en una posición de vulnerabilidad y desventaja que tal vez no les permite decir no.


En cuanto al sacerdote Juan Manuel de Jesús Mota, conocido como el padre Johnny, de Constanza, señaló que es un caso aún más complejo por lo que no quiso referirse en detalle, pero defendió la actuación del fiscal de la provincia y dijo que confía plenamente en su trabajo.


Dijo que estos casos deben ser tratados con seriedad porque al final afectan a todo el mundo  y señaló que algunas instituciones y empresas se están retirando de entidades, como albergues, que trabajan con niños porque se trata de algo muy delicado.


Dijo que los medios de comunicación hacen su papel en un sistema democrático y reconoció que a veces las denuncian pueden obstaculizar la investigación porque generan temores y hay gente que se niega a declarar, pero dijo que correr este riesgo es preferible al silencio. Domínguez Brito habló durante una intervención en el programa radial “El Sol de la Mañana”.