jce


El presidente de la Junta Central Electoral (JCE) rechazó ayer la introducción del voto preferencial, aprobado de urgencia el miércoles por la Cámara de Diputados, tras observar que  cuando fue empleado trajo dificultad en la administración y generó descuadres en las actas afectando la calidad del proceso.


Roberto Rosario Márquez afirmó que el voto preferencial “generó una secuela de canibalización interna en los partidos políticos”.  Instó a  esperar la aprobación de la pieza en el Senado, al tiempo que señaló que “la Junta, por decisión de la Junta no lo va a aplicar (el voto electoral), pero si hay una ley, nosotros somos obedientes a los poderes públicos establecidos y aplicaremos lo que diga la ley”.


El funcionario aseguró que la decisión de aprobar el voto preferencial es soberana de  los legisladores. “Yo no favorezco que la Junta decida su implementación, la junta no va a decidir sobre su aplicación.


Si se nos pide una opinión el Pleno se reuniría y entonces  emitiría una opinión”, dijo. No obstante, aclaró que la JCE está preparada para trabajar con el voto preferencial, pese a que el mismo no sea favorable.