den


La fiebre que empieza de repente en una persona que momentos atrás estaba completamente sana, es el síntoma más característico que lleva al diagnóstico de dengue, cuyo tratamiento no requiere de medicamentos ni de equipos médicos especializados, sino de hidratación y observación constante de parte del facultativo.


Se estima que menos de el 10 por ciento de los pacientes con dengue presenta signo de alarma, lo cual se manifiesta el mismo día en que se terminan las fiebres, y el principal signo clínico es el dolor abdominal o de barriga.


Esta señal debe poner al médico en alerta, ya que significa que está haciendo una gravedad, debido a la extravasación de líquido que sale de los vasos sanguíneos y se le acumula en el abdomen y el pecho.


Para el diagnóstico de dengue, el conteo de plaquetas no es lo fundamental y tampoco se necesita  hacer rigurosas analíticas, sino apenas un hemograma para medir la hemoglobina y el hematocrito, y a veces un examen de orina para diferenciarlo de otras enfermedades.  Para determinar que se trata de dengue lo fundamental es el cuadro clínico que presenta el paciente.


Las explicaciones de las causas, consecuencias, manejo y tratamiento de esta enfermedad, que hasta agosto pasado había provocado la muerte de 59 personas (según registro oficial) en el país, fueron ofrecidas en detalle por los especialistas de la infectología doctores Jesús Feris Iglesias y Josefina Fernández, del hospital Infantil Robert Reid Cabral, un centro de referencia para el tratamiento de esta enfermedad, así como por el viceministro de Salud Colectiva, Rafael Schiffino.


Recuerdan que el dengue es una enfermedad tropical, trasmitida por vectores, que en este caso es el mosquito conocido como Aedes aegypti, que le gusta vivir dentro del hogar, en lugares oscuros como armarios, closet y en aguas limpias.


Se estima que si no se tapan bien, por cada tanque de 55 galones que almacene agua, salen por lo menos 600 mosquitos adultos diariamente.


Este tipo de mosquito, por lo general pica en horas del amanecer y del atardecer, y toda la población, sin importar la clase social, está en riesgo. La que pica es la hembra que succiona la sangre durante el período de poner los huevos y se queda infectada durante toda su vida.


El virus del dengue no se transmite de persona a persona, pero en una casa el mosquito puede picar a más de una, de ahí que es común que los servicios de salud reciban varios miembros de una misma familia con la enfermedad.


En el país han circulado los cuatro serotipos existentes de virus del dengue, y se estima que actualmente están circulando los tipos 2 y 3.  Cuando una persona se infecta con un tipo del virus, se inmuniza para siempre de ese tipo, pero puede infectarse de cualquiera de los tres restantes, y hay teorías que indican que su comportamiento entonces es más agresivo.


Signos y síntomas
El signo característico es la fiebre súbita y aunque el paciente puede presentar molestias como  falta de apetito, dolor de cabeza y erupción en la piel, el síntoma que lleva al médico a sospechar inmediatamente de dengue es la fiebre “sin explicación” que entró de repente y que las madres inmediatamente lo notan y reportan.


Ese período de fiebre dura entre tres y cinco días, tras concluir esa etapa febril, la mayoría de los pacientes se curan en ese momento, pero hay otro grupo de pacientes que entonces empiezan a presentar signos de alarma (conocido anteriormente como hemorrágico).