pn


En un inusual operativo con decenas  de agentes, el jefe de la Policía Nacional, mayor general Manuel Castro Castillo, encabezó ayer el  hallazgo de 225 kilos de pasta base de cocaína enterrados en el patio de una lujosa residencia,  en una finca en la comunidad de Sabana del Toro, en San Cristóbal.


En esta propiedad fueron arrestados la semana pasada los colombianos John Roldán y Fernando Vargas, a quienes les habrían ocupado una escopeta, una ametralladora Uzi y utensilios   para la elaboración de droga.


El  Ministerio Público de esta provincia le dictó tres meses de prisión como medida de coerción.Según las autoridades, con esta  pasta base se pueden  preparar 2,000 kilos de cocaína clorhidratada,  forma en la que se consume.


El escondite subterráneo fue   considerado   el más grande encontrado en la región del Caribe. En el lugar también encontraron  siete microondas, un molde, tres balanzas, 508 unidades de cinta adhesiva, 110 paquetes de fundas plásticas, un tanque de amoníaco, entre otros artículos utilizados para la elaboración de la cocaína.


“En la tarde de ayer (sábado) el Ministerio Público y la Policía encontraron una caleta en el patio de esta propiedad utilizada por los colombianos para el desarrollo de sus actividades de narcotráfico y crimen organizado”, dijo Castro Castillo.


Explicó que esta modalidad es utilizada en el país desde el 2000, según les  informaron las autoridades estadounidenses. Indicó que este hallazgo marca un precedente que obliga a todas las instituciones investigativas a trabajar de manera integral para ampliar la estructura de inteligencia. Dijo que no podían ofrecer más detalles de la investigación, las cuales continúan.