agr


Monseñor Agripino Núñez Collado pidió este martes al Ministerio Público actuar judicialmente contra los curas que hayan abusados de menores, “porque eso avergüenza, lastima, y hace daño a la conciencia de los católicos y a la sociedad dominicana”


El prelado también solicitó al Ministerio Público utilizar los medios que tenga a su alcance, vía la Policía Internacional (Interpol), pedir la extradición del sacerdote polaco, Alberto Gil Nojache, acusado de violar 14 menores de edad en Juncalito, municipio de Jánico, para que sea juzgado en el país por los cargos que les imputan.


“El rol de las autoridades y el Ministerio Público es poner en marcha los medios que sean para que lo traiga, (Gil Nojache) y de cuenta de sus faltas”, subrayó.


Núñez Collado tras la firma de un acuerdo con la Cámara de Diputados, el Programa de Desarrollo de la Nacional Unidas (PNUD) y la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestras, para el programa de pasantías universitarias del cuerpo legislativo.


Agregó e religioso que “una persona puede tener debilidades, pero los abusos con los niños es imperdonable, eso no cabe en una cabeza normal, por tanto, nadie puede aprobar eso”.


Sostuvo el sacerdote que la Ley es para todo y que para la violación de la ley no hay excusa de ciudadanía, ni fe ni credo, ni político ni religioso.


Abordado sobre el cura de Constanza, cuyo sacerdote, Juan Manuel Mota de Jesús (Padre Johnny), acusado de violar al menos 15 mujeres, incluyendo menores de edad, pero que el religioso niega las imputaciones, dijo desconocer los detalles de esos hechos divulgados por la prensa.


Núñez Collado fue abordado sobre los sacerdotes pederastas, dijo que aunque el Nuncio apostólico Józef Wesolowski está fuera del alcance de las autoridades judiciales dominicanas,  la Sede tendrá que procesarlo.


Dijo esperar que la Santa Sede haga una investigación. “No importa que una persona sienta sus debilidades, pero atentar contra un menor o niño  es inaceptable”, subrayó monseñor Núñez Collado.


Subrayó que quién debe informar al Papa sobre la situación, es el Cardenal, “pero para mí fue una sorpresa. Yo que tenía buenas relaciones con él, se les invitaba a todos los actos de la Universidad, graduaciones y otras. El Nuncio parecía un hombre piadoso. Repito para mí fue una sorpresa, es un caso inaudito un embajador de la Santa Sede que llegue a estos niveles”