narc


Santo Domingo.-Un grupo de narcotraficantes en Barahona atacó a tiros, usando armas de diferentes   calibres, al helicóptero de la Dirección Nacional de Control de Drogas para impedir que el aparato aterrizara e hiciera abortar una operación que implicaba más de 600 kilos de cocaína que fue introducido a la playa en una lancha rápida proveniente de Suramérica.


En la escena se produjo una intensa balacera que duró varios minutos, la cual se inició cuando los narcos se percataron de la llegada del helicóptero de la DNCD, el cual está equipado con visión nocturna.


En esas circunstancias los agentes de la agencia antinarcóticos respondieron el ataque disparando a las personas que estaban en tierra, matando en la acción a una  e hiriendo a por lo menos tres, los cuales han sido identificados de manera provisional como Samuel Pérez Samboy, Luis Turbí y Gregorio Terrero, de entre 20 y 22 años de edad.


El equipo de la aeronave debió ser auxiliado por otro equipo de la DNCD que incursionaba por tierra al inhóspito lugar y que fue reforzado por miembros del Ejército Nacional  perteneciente a la Quinta Brigada.


El enfrentamiento  se produjo en horas de la madrugada del miércoles. El operativo global fue dirigido por el propio jefe de la DNCD, general Julio César Souffront Velásquez, quien llegó a la zona en un helicóptero.


La acción combinada del grupo que operaba desde el helicóptero, más los agentes que llegaron al lugar por tierra junto con los miembros del Ejército, permitió que se decomisara la droga, que fue trasladada a la sede central del organismo antinarcóticos en Santo Domingo, según confirmaron anoche fuentes a EL DÍA.


El enfrentamiento se produjo en la zona costera conocida como Buncan Planzo, en Oviedo, una playa con muchos arrecifes y pozos de agua dulce que es utilizada como punto de espera de las embarcaciones que entran cargadas de drogas.


EL DÍA fue enterado ayer de que al parecer la lancha rápida chocó con las piedras de la playa, dejando caer al mar parte de su carga, la cual fue arrastrada a la orilla.


Parte de la mercancía que no fue decomisada por la DNCD posteriormente fue encontrada por personas que suelen pernoctar en los alrededores.


Hace varios días en esa zona la DNCD había encontrado una lancha abandonada, con la que se introdujo al país un importante cargamento de cocaína (que no fue decomisada), según se desprende  de las investigaciones posteriores.


A raíz de ese hallazgo fue cambiada la dotación de la agencia en la zona y se inició un trabajo de inteligencia que permitió detectar este último cargamento de drogas.