ile


La Dirección General de Migración  informó a  los sectores vinculados a la contratación de mano de obra extranjera, que el 19 de octubre  inspeccionará los lugares de trabajo para establecer la legitimidad migratoria de los empleados.


Advierte en una nota que comenzará a hacer uso de la facultad que le otorga la ley 285-04 y su Reglamento de Aplicación, reservándose el derecho de acogerse  al mandato de los artículos 131 y 132, que establecen las sanciones a los infractores y cualquier otra obligación derivada.


De acuerdo con esas normas, podrá sancionar a las personas o empresas empleadoras de extranjeros ilegales o no habilitados para el trabajo, con multas de tres a diez y de cinco a treinta salarios mínimos, según violen el procedimiento de ingreso al país de trabajadores temporeros o proporcionen trabajo a extranjeros no habilitados.


En el documento, el organismo  expresa que “ha mantenido una larga etapa de flexibilidad”, mediante la que ha querido dar oportunidad a los empleadores de extranjeros, para que  regularicen a sus empleados de acuerdo con la ley.


Reitera que para un extranjero poder trabajar en el país debe estar debidamente habilitado según su categoría de admisión. En una reunión con autoridades y comunitarios en Dajabón, el director del órgano, José Ricardo Taveras anunció la carnetización.