dg



Santo Domingo.-El Colegio Médico Dominicano (CMD) se mostró “cauto” ante el anuncio de la Dirección General de Impuestos Internos de que deduciría del pago de los tributos los gastos médicos de los contribuyentes, por entender que la  medida podría ser usada para aumentar la presión fiscal sobre los galenos.


Aunque los médicos consultados de manera individual se mostraron reacios al anuncio del director de la DGII, Guarocuya Félix, el Colegio Médico manifestó que apoya la medida siempre que  no aumente los niveles de tributación   exigidos a esos profesionales.


Ramón Acosta, tercer vicepresidente del CMD, explicó que primero  analizarán el tema, por entender que al médico le cobran  impuestos por distintas vías, que en muchos casos no se corresponden con la realidad de ese sector.“Esperamos  consensuar el tema, porque por todos los lados están estrangulando al médico y  en forma abusiva”, dijo.


En cuanto a la retención   que realizan las administradoras de Riesgos de Salud (ARS),  dijo que también debe ser regularizado.Senén Caba, expresidente del gremio, calificó de arbitraria esa decisión y cree que generará conflictos, porque un médico no puede emitir un documento sin  honorarios.Indicó que a veces los galenos prestan servicios a un paciente y pasado un mes no han recibido el  pago.


“Si es que te lo pagan, porque le buscan todos los periquitos para no pagar”, agregó Caba.Freddy  Ferreras, miembro de la Sociedad de Otorrinolaringología, dijo que  la medida busca perseguir a los médicos desde el punto de vista fiscal.


Precisó que están dejando de lado  el dinero que pagan los pacientes de diferencia  en algunos de los servicios que no reciben por  la ineficiencia y la concentración de los recursos de  las administradoras de Riesgos de Salud, que no les cumple a los pacientes.


Dijo  que las empresas del sector   no les están cubriendo en un cien por ciento los gastos a los asegurados.Las deducciones de impuestos a los usuarios de los servicios implica que los prestadores de servicio transparenten sus ingresos, ya que sus pacientes deberán reclamar facturas con valor fiscal .