atra



SANTO DOMINGO. “Ya estábamos montados en el vehículo, mi esposo y mis tres niños, y llegaron dos hombres en un motor, y nos encañonaron.


A mí me quitaron RD$8 mil, que eran para pagar el colegio, y a mi esposo RD$3 mil, más RD$800 que había en una cajita”, así se expresó la señora Raysa Puello, vecina del residencial Gacela, al narrar el momento amargo que le hicieron vivir ayer la mañana dos delincuentes, a uno de los cuales le falta una pierna.


Este atraco forma parte de otros 35 cometidos en las últimas 48 horas en los sectores Gacela, Sol y Playa, Espaillat y Gualey.


En el ensanche Espaillat, la directora ejecutiva de la Junta para el Desarrollo de Gualey, Arelys Morán, dice que siente temor de quedarse sola en su oficina ante la ola de delitos que se cometen a diario en el sector.


La mayoría de los consultados coinciden en que la Policía no patrulla, y piden que los miembros de las Fuerzas Armadas penetren a los barrios, “porque sólo patrullan en las avenidas”.


En iguales términos se expresaron los presidentes de las Juntas de Vecinos del Espaillat y Luperón, Ángel del Carmen Mosquea y María de Jesús de la Cruz, respectivamente. Ambos denunciaron que en el día de ayer se robaron un motor, y la delincuencia ha obligado a que los residentes del Espaillat cambien su modo de vida, encerrándose más temprano, y resguardando sus hogares como pueden.


Para el patrullaje del Espaillat sólo hay ocho policías disponibles, y sólo el mayor Núñez acude siempre al llamado de los comunitarios.


En Gacela, el robo y asalto es común, allí ni los “delivery” se salvan. En Gacela atracaron el martes a Fausto Santos, le llevaron dinero y un celular, también asaltaron a Mercedes Rosario, a Mario del Monte y a dos delivery.


En Gualey, Antonio Mateo y Mauro Rodríguez, propietarios de dos colmados fueron atracados; al primero le llevaron RD$10 mil en tarjetas de llamadas, y al segundo le llevaron varios litros de whisky Jhonny Walker.


En Espaillat fue atracada Marisol Jiménez, a quien le quitaron un celular, mientras a la estudiante Solange Soto le quitaron RD$4 mil.