ju



SANTO DOMINGO.-El presidente de la Segunda Sala de la Cámara Penal de la Corte de apelación del Distrito Nacional votó contrario a que se otorgara la libertad a los narcotraficantes colombianos Huber Osvaldo Buitrago Ruiz y Ángel María Buitrago Barca.


El magistrado Ramón Horacio González Pérez justificó su voto disidente en el tribunal contrario a que se variara las medidas de coerción de prisión preventiva en favor de los extranjeros, por considerar era la única medida que permitiría su presencia en el país.


Argumentó que los dos colombianos no poseen una identidad debidamente acreditada, al sostener que éstos se han valido de pasaportes falsos venezolanos para entrar y salir de la República Dominicana.


El magistrado González Pérez sostiene, además, que “existen elementos serios precisos, concordantes y suficientes que hacen presumir, razonablemente, que pueden resultar culpables de los crímenes que se les imputan, el tráfico internacional de drogas y patrocinadores de este crimen, los cuales están sancionados con la pena de treinta años de reclusión mayor”.


Adujo, además, que “no han sido aportados documentos, ni elementos suficientes ni relevantes para hacer variar la medida de coerción impuesta consistente en prisión preventiva”.


Huber Osvaldo Buitrago Ruiz y Ángel María Buitrago Barca fueron dejados en libertad ayer miércoles, mediante sentencia de la Corte de Apelación, que por voto mayoritario de los jueces determinó variarle la medida de coerción de un año de prisión preventiva por la de garantía económica, impedimento de salida y presentación periódica ante la Fiscalía del Distrito Nacional o la Secretaría del tribunal.


Esa decisión generó la inmediata reacción de la Procuraduría General de la República, que adelantó apelará la medida, mientras sectores de la sociedad criticaron la sentencia.


Los dos extranjeros fueron detenidos hace meses mediante un inusual operativo dirigido por el Departamento Nacional de Investigaciones (DNI), que lo implica en una red internacional de narcotraficantes que enviaban drogas desde República Dominicana hacia Estados Unidos y Europa.