colo


BOULDER, Colorado (Reuters) – Inusuales lluvias torrenciales desataron inundaciones en Colorado que dejaron al menos tres muertos, un desaparecido y obligaron a miles de personas a huir a buscar refugio en tierras más altas el jueves, con la crecida de las aguas derribando edificios y dejando varados a los automovilistas, dijeron las autoridades estadounidenses.


Las fuertes lluvias de finales del verano boreal empaparon los grandes centros urbanos de Colorado, abarcando 210 kilómetros a lo largo de las laderas orientales de las Montañas Rocosas desde Fort Collins, cerca de la frontera sur de Wyoming, hasta Boulder, Denver y Colorado Springs.


“Hay agua por todas partes”, dijo Andrew Barth, portavoz de los servicios de emergencias en el condado de Boulder, que se llevó lo peor de las precipitaciones que un meteorólogo calificó como sin precedentes.


“Hemos tenido varios colapsos estructurales. Hay barro y lodo y escombros por todas partes. Los coches están varados por todo el lugar”, agregó.


La ciudad de Boulder y otras localidades ubicadas al norte de Denver fueron especialmente afectadas luego de que las aguas se deslizaron por las laderas de las montañas y se derramaron a través de cañones que las canalizaron hacia las áreas pobladas ubicadas en zonas más bajas.


“La calle era como un río, y supe que era hora de irse”, dijo Kitty Kintzing, de 65 años, que huyó de su apartamento de planta baja en la desembocadura del cañon Boulder en la mañana del jueves y debió refugiarse en un centro de la Cruz Roja.


“Nunca he visto algo como esto”, dijo Kintzing, una artista que ha vivido en Boulder, una ciudad de unos 97.000 habitantes al noroeste de Denver, desde 1969.


El presidente Barack Obama ha aprobado una solicitud de asistencia federal por desastre, que dispondrá fondos para lidiar con la situación de emergencia, dijo el jueves a última hora la oficina del gobernador John Hickenlooper.