col



WASHINGTON, EE.UU.-  Este domingo el presidente estadounidense, Barack Obama, firmó la declaratoria de zona de desastre mayor para Colorado, lo que permite al estado recibir ayuda federal para lidiar con la emergencia generada por las torrenciales lluvias y la posterior reconstrucción de la infraestructura local.


Mientras tanto, los equipos de emergencia siguen las labores de rescate de cientos de personas que han quedado incomunicadas debido a las inundaciones y deslaves generados por las lluvias de los últimos días en Colorado, donde se estima que seis personas hayan muerto.


Hasta ahora más de 1750 personas y sus 300 mascotas han sido sacadas en helicópteros y lanchas de comunidades que quedaron aisladas por las crecidas de ríos y el colapso de las vías de comunicación. Aunque hay cientos de personas cuyo paradero se desconoce, las autoridades confían en que a medida que se restablezca el servicio telefónico podrán confirmar su condición y las sacarán de la lista oficial de desaparecidos que se maneja hasta ahora.


El Servicio Nacional de Meteorología informó que las lluvias seguirán cayendo en las próximas jornadas, y aunque serán de menor intensidad podrían generar daños debido a la saturación que sufren los suelos.


En declaraciones a la cadena de noticias CNN, el director de transportes del condado de Boulder, George Gerstle, indicó que sólo su jurisdicción requerirá US$ 150 millones –unas diez veces su presupuesto anual- para la reconstrucción unos 240 km de vías y hasta 30 puentes.